Navidad: la época en que se pone jengibre a todo

Hay muchos lugares del mundo en los que el jengibre es una especia comida hace siglos y en Navidad toma un papel preponderante pero vamos por partes, diría mi querido Jack, El destripador…

*Inspirado en esta publicación*


Gingerbread cookies son galletas que tienen jengibre. El jengibre es chino, llegó a Europa a fines de la Edad Media (para que nos ubiquemos fue casi simultánea a la llegada de los españoles a América) y las cocinas de los reyes -que eran los únicos que podían conseguir este tubérculo- comenzaron a hacer panes y decorarlos con hojas de oro. Obvio que eran un lujazo hasta en el SXVI la reina Isabel I las popularizó. Primero se empezaron a hacer con forma de muñecos y representantes de la corte y la decoración dejó de ser ostentosa y pasó a ser comestible y eran ofrecidos a todos los invitados de las fiestas en el palacio.


Pasó muuuuucho tiempo hasta que los hermanos Grimm -alemanes que vivieron entre de 1700 y mediados del SXIX- aparecieran y cambiaran la historia… Resulta que Wilhelm y Jacob Grimm fueron 2 investigadores culturales que crearon, perpetuaron y popularizaron cuentos que hasta hoy amamos: Hansel y Gretel (Hänsel und Gretel), La Cenicienta (Aschenputtel), Rapunzel (Rapunzel), La bella durmiente (Dornröschen) y Blancanieves (Schneewittchen). Su colección clásica de cuentos de hadas se publicó por primera vez en dos volúmenes en 1812 y 1815. Y es por Hansel y Gretel -se cree- que las casas de galletas y los muñecos de jengibre son tan populares.


El hombre de jengibre: no se si conocés el cuento pero no tiene el final feliz que todos esperamos… Se publicó por primera vez en 1875 y narra la historia de una mujer que hornea un muñeco de pan que salta del horno y sale corriendo. La mujer y su esposo intentan pero no logran atraparlo. Mientras huye de ellos, se va encontrando a los distintos animales de una granja que se lo quieren comer. El hombre de jengibre se burla de ellos con la frase: “¡He huido de la vieja y puedo huir de ti también!


El cuento termina con un zorro que atrapa y se come al Hombre de Jengibre, que llora mientras es devorado.

TREMENDO


En el medio de todo esto, se convirtió en tradición que las mujeres jóvenes en Inglaterra comieran hombres de jengibre para asegurarse encontrar un buen marido. También durante la época victoriana (1837-1901) se usaban para decorar árboles navideños


Así como en navidad es muy típico todo esto en un sector de Europa, otras masas también se cocinan.


Pan de Jengibre

Está el pan de jengibre en Francia que comenzó a realizarse en el SX cuando un monje armenio se mudó a Francia en 992 y le enseñó a los sacerdotes a hornear esa creación.

Respetando la receta tradicional, aún hoy se utiliza melaza en su preparación.


Speculaas

En Alemania y Bélgica se hacen unas galletas cuya característica distintiva es que las formas que usan buscar recrear la historia navideña de Nicolás de Bari.

Es una masa super sencilla pero el secreto es que no levante demasiada temperatura y se deja toda una noche reposando.

Receta sin medidas pero para que se entienda de qué va:

Mezclar manteca y especias (canela (8 partes), nuez moscada (2), clavo (2), jengibre en polvo (1), cardamomo (1) y pimienta blanca (1)). Cuando está integrado se agrega la harina y un poquititito de levadura en polvo sin activar.


En Polonia hacen los (acá va un copy/paste fulero) toruńskie pierniki. En Panamá hacen un postre a base de jengibre y melaza llamado “yiyinbre” y el “quequi” que es parecido pero se le agrega coco.


Lebkuchen

Desde 1927 los panaderos alemanes hacen una receta que está protegida por las leyes alemanas y establece específicamente la cantidad de frutos secos y harina que debe tener. Si bien es similar al pan de jengibre, es mucho más crujiente.


Ingredientes: Frutos secos (v.a. avellana, nueces y almendra), naranja y limón escarchadas, miel, harina, azúcar y huevos, mazapán

Especias: Anís, jengibre, cardamomo, cilantro, nuez moscada, clavo, pimienta de Jamaica y canela.

6 vistas0 comentarios