¡Gracias a la vida, que me ha dado tanto!

Actualizado: 24 de nov de 2020

Familia, recetas, tradiciones. Comidas, bebidas, viajes y largas colas. Todo eso es el día de Acción de Gracias y acá te cuento algunas recetas, su historia y las curiosidades más divertidas.



*Inspirado en este posteo*


Cada tercer jueves de noviembre se celebra una de las fiestas más famosas -junto con la NocheBuena, carnavales y pascuas- en el mundo. Como todo -o mucho- hay un trasfondo político en el cuál no voy a profundizar porque no es una historia que conozca pero sí quería que sepas que el revisionismo actual pone bajo la lupa la parte naif que te voy a contar.


Para que tengamos un poco de idea, voy a hablar de un par de siglos atrás y de Massachusets, un estado al norte -bastante- de la ciudad de New York, y la tomo de referencia porque todos sabemos dónde queda la gran manzana. Y todo empezó en un pueblito costero que está a cuatro horas manejando -o sea, como mil días en carreta- llamado Plymouth.


A ese asentamiento llegaron los Pilgrim (que eran british hasta ahí nomás porque se habían escapado de UK por ser perseguidos y estaban en Holanda cuando les dieron la posibilidad de armar su rancho en el nuevo mundo) y de los 102 colonos que se bajaron del barco, quedaron 60 después del primer invierno de 1620. Los nativos observaban con desconfianza desde la distancia hasta que en marzo de 1621 se acercaron nativos de tres grupos distintos y firmaron un acuerdo de paz porque los pilgrim no entendían nada de la nueva tierra a la que llegaban, no conocían las plantas, los animales, el clima y tenían muy poca supervivencia hasta que fueron ayudados por los nativos del lugar. Para que nos demos una idea de a dónde llegaban: hoy, con el calentamiento global, el aumento de temperaturas y tal, celebran un festival del hielo, así que en Plymouth siempre hizo frío y hasta hace poco no existían Patagonia ni Uniqlo. Y ese año, con los nuevos conocimientos y la convivencia pacífica se celebró el fin de la cosecha y es el primer registro de la celebración del Día de Acción de Gracias (una suerte de gracias a la pachamama de nuestras latitudes).


Pasaron más de 200 años desde esa primera fiesta hasta que Abraham Lincoln, presidente de USA entre 1861 y 1865 la designó como un feriado oficial aunque ya en 1817, Nueva York había adoptado la fiesta.


DATOS CURIOSOS
La semana de Thanksgiving es la de mayor tráfico en Estados Unidos.
La NFL (la liga de futbol americano) comienza todas las fechas de la semana los días jueves pero para la de Acción de gracias organizan tres partidos el mismo día.
Pavo, te perdono: es tradición que el presidente de USA “indulte” a un pavo que es liberado en un zoológico, en una granja o hasta incluso en Disney.


Sin repetir y sin soplar, todos los platos que después explico: pavo, stuffing, green beans cacerole, puré de papas, gravy, cranberry sauce, boniatos, pumpkin pie, apple pie y pecan pie. Después depende de la zona y de tu familia pero puede sumarse mac & cheese, grape salad, jello salad.



El pavo es una cosa de locos y con millones de calorías (AMO). Hay quienes -sobre todo en el sur- le hacen un deep fry (lo meten en una cacerola enorme de aceite y lo fríen), otros que le dan cocción lenta durante horas para que quede tierno. Sin dudas mi favorito es el que tiene mucha manteca saborizada entre la carne y la piel y está cubierto de panceta que con el correr de las horas se pone bien crujiente.

Y el momento especial de la noche es cuando el/la dueñ@ de casa hace el primer corte y comienza a repartir las porciones.


Gravy: esto es ni más ni menos que el jugo que va dejando el pavo en una salsa roux (mezclar en la sartén harina y manteca + el líquido del pavo).


Salsa de arándanos: esto es importante porque no tienen nada que ver con los que se consiguen en las verdulerías de Argentina y no, no existen acá. Los que se utilizan para el día de acción de gracias son rosaditas y ácidas, muy ácidas. Se hace una especie de mermelada sin azúcar que acompaña -fría- todas las porciones.


Stuffing: puedo decir que soy oficialemente fan del stuffing y que me sale increíble. Necesitás cubitos de pan seco (hasta lo podés tostar o dejarlo secar dos o tres días), cebolla, apio, perejil, huevo y caldo (de pollo o de verdura). Podés sumarle tomillo, romero y salvia pero a mí me parecen sabores muy explícitos que no aportan nada positIvo.


Empezás salteando la cebolla y el apio, cuando están cocidos pasás a un bowl y mezclás todos los ingredientes, sal pimentas y va al horno hasta que creas que está al punto que te gusta. Esto siempre depende de tu horno, de la cantidad de cocinás y muchos etcéteras pero a partir de los 35’, andá mirando para que no se petrifique.


Por último voy a detenerme en la tarta de calabazas porque tiene un ingrediente que es fundamental en la mayoría de los platos norteamericanos y que es distinguible a kilómetros a la distancia: la canela (y también bastante nuez moscada). De ésta sí te dejo la receta que sigo, cosa que usualmente no hago porque cocino a ojo, pero todo lo que es pastelería siempre es más específico.


La tarta de nueces pecan ni la intentamos porque dejamos el aguinaldo de los próximos dos años.


En Instagram puse mis motivos para dar gracias este año... ¿Cuáles son los tuyos?

63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo